5. Actitudes lingüísticas hacia el español, el inglés y el maya

 

Kjersteen, Kayla

Undergraduate student, Spanish &

Community Rehabilitation and Disability Studies

Abstract / Resúmen

This article explores the linguistic attitudes a trilingual immigrant has towards their own languages (Spanish, English, and Maya) and how they are connected with their identity. The participant was raised in the Yucatan Peninsula and moved to Canada in 2016. The theoretical framework used in this investigation recognizes the three interactive dimensions (cognitive, affective and behavioural) of linguistic attitudes as being observable through direct and qualitative methods; meanwhile, a post-structuralist theory was employed for the formation of identity, which recognizes the complex, dynamic and social aspects of identity construction and how language serves as an identity marker and agonist that connects and separates social groups. The methods used to collect data included a modified sociolinguistic questionnaire and a semi-directed interview. The interview was transcribed and analyzed using Sima Lozano and Be Ramírez’s (2017) study as a guide. The findings indicated that the participant maintains predominantly positive attitudes (cognitive, affective and behavioural) towards their three languages, with preferences that varied according to each language's perceived value in different spaces. However, at a much deeper level, it was evident that the participant’s linguistic attitudes were closely related with culture and the formation of identity and that these evolving beliefs also change depending on the context. Furthermore, it was demonstrated that at the individual level, the power and prestige of a language can be created and navigated with linguistic attitudes as the vehicle.

Este artículo explora las actitudes lingüísticas de un inmigrante trilingüe hacia sus propios idiomas de español, inglés y maya y cómo se conectan con su identidad. El participante creció en la península de Yucatán y se mudó a Canadá en 2016. Se utilizó un marco teórico en esta investigación que reconoce las tres dimensiones interactivas (cognitiva, afectiva y conductual) de tales actitudes como observables a través de enfoques directos y cualitativos; mientras tanto, se empleó la teoría posestructuralista de la formación de identidad, que reconoce los aspectos complejos, dinámicos y sociales de la construcción de la identidad y cómo el lenguaje sirve como marcador de identidad y como agonista que conecta y separa los grupos sociales. Los métodos utilizados para la recolección de datos incluyeron el uso de un cuestionario sociolingüístico modificado y una entrevista semidirigida.  La entrevista se transcribió y analizó y el estudio de Sima Lozano y Be Ramírez (2017) actuó como guía.  Los hallazgos indicaron que el participante mantiene actitudes (cognitivas, afectivas y conductuales) predominantemente positivas hacia las tres lenguas, con preferencias que varían según el valor percibido de cada lengua dentro de diferentes espacios.  Sin embargo, en un nivel más profundo, fue evidente que sus actitudes lingüísticas estaban estrechamente relacionadas con la cultura y la formación de identidad y que estas creencias en evolución también cambian según los contextos. Además, se demostró que a nivel individual, el poder y el prestigio de una lengua se pueden crear y navegar con actitudes lingüísticas como vehículo.

Keywords / Palabras clave

sociolinguistic, linguistic attitudes, identity, Spanish, English, Maya, Canada, Mexico

sociolingüística, actitudes lingüísticas, identidad, español, inglés, maya, Canadá, México

Full Text

Introducción

         Según Statistics Canada (2017), durante las últimas cuatro décadas, más de 1,12 millones de inmigrantes que llegaron a Canadá provinieron de las Américas; y con ellos, trajeron en su viaje diversas culturas y sus propios idiomas tanto variantes del español como lenguas indígenas.

La migración no es solo un cambio de lugar, sino también la creación de nuevos espacios en evolución, donde se asignan nuevos significados a los idiomas y a sus variedades como una manera de negociar el poder y el prestigio de ellos, así como una respuesta a la interrupción de la conexión con su país de origen (Dailey-O'Cain & Liebscher, 2011). Las personas, las comunidades y las sociedades también tienen actitudes diversas hacia dichas culturas y lenguas, tanto los propios como los de fuera. Por eso, este trabajo propone estudiar las actitudes de un hablante trilingüe, su formación de identidad y a un nivel más profundo tratar de entender y describir las posibles conexiones contextuales que el informante ha estado expuesto.

 

Objetivos de la investigación

         El presente estudio sociolingüístico busca responder a dos preguntas: 1) ¿cuáles son las actitudes lingüísticas cognitivas, afectivas y conductuales de un hablante trilingüe hacia el maya, el español y el inglés como se percibe dentro de las esferas familiar y nacional? 2) ¿Cuál es el papel de la identidad como hablante de estas tres lenguas?

 

Revisión de la literatura

Marco teórico

         Teoría de la actitud lingüística. Una actitud lingüística refleja la salud del contexto en que se encuentra la lengua o la variante como se determina por la forma en que se percibe (Baker, 1992, como se cita en Sima Lozano y Be Ramírez, 2017). También, una actitud lingüística se define como unas posiciones psicológicas que generan reacciones emocionales y que a su vez pueden motivar ciertos comportamientos (Edwards, 2009). En línea con estos últimos puntos, el trabajo de Sima Lozano y Be Ramírez (2017) revela que una actitud lingüística consiste en tres dimensiones: donde lo cognitivo se ocupa del conocimiento colectivo indicado con los sustantivos; lo afectivo está relacionado con una evaluación, con adjetivos o palabras que lo describen, y; el conductual corresponde a los verbos, ya que indican acciones hacia el lenguaje (Sima Lozano y Be Ramírez, 2017). Más específicamente, lo cognitivo se relaciona con el conocimiento que un informante tiene, a menudo compartido por otros, en torno al idioma. Según los autores, este conocimiento compartido se solapa con la identidad, la cultura, el patrimonio de sus antepasados, el legado, la lengua materna del pueblo o la lengua original, que a menudo se describe con sustantivaciones. Pasando a lo afectivo, dicen que este componente explora las evaluaciones y la parte más subjetiva de un idioma desde el punto de vista del informante. No solo se ubican en la categoría de conocimiento compartido (el componente cognitivo), sino que también se expresan como una evaluación o una opinión sobre el lenguaje que a menudo usa adjetivos. Por último, pero no menos importante, el componente conductual transmite las acciones que se realizan en pro o en contra de una lengua y pueden ser en forma de reacciones. Debido a la calidad activa de este último componente, los verbos como aprender, entender, legislar, respaldar, transmitir, etc. calificarían como posibles acciones (positivas o negativas) hacia un idioma. Los tres componentes interactúan unos con otros, por ejemplo, si los hablantes dicen “la maya es internacional” constituye más afectivo, sin embargo, también es cognitivo porque proviene del discurso que la gente conoce e identifica desde las acciones favorables hacia el idioma (Sima Lozano y Be Ramírez, 2017).

         Teoría de la identidad. Según Norton (2000) la teoría de posestructuralismo dice que el lenguaje es el lugar donde se sitúa la identidad, lo que es dinámica y puede cambiar según el contexto y el hablante. Además, es un proceso de constante negociación de nuestro sentido sí mismo con relación al mundo más grande (Norton, 2000). Este trabajo también asume que el lenguaje es un marcador de identidad (Edwards, 2009). Kouhpaeenejad & Gholaminejad (2014) apoyan esta visión posmoderna de la identidad y también mencionan que identificarse es un proceso de asimilación a un grupo o clase y, al mismo tiempo, diferenciarnos de los que no pertenecen. El argumento de ellos es que esta discriminación de los grupos externos supera la integración. Por lo tanto, es a través del lenguaje y el habla que se produce este proceso continuo y dinámico de la reconstrucción social de identidad; un proceso que divide y conecta a las personas.

 

Estudios previos sobre las actitudes hacia las tres lenguas dominantes en la Yucatán.

         En cuanto a la península de Yucatán, estudios anteriores han reportado actitudes favorables y desfavorables hacia los tres idiomas. Las actitudes varían en función de factores tales como el contexto, las preferencias para otros idiomas, la generación y pueden resultar en su pérdida o su conservación (Sima Lozano y Be Ramírez, 2017) y por eso hay mucha variación en su producción. Por ejemplo, hubo actitudes más positivas hacia el maya en Cancún en el estudio de Sima Lozano y Hernández Méndez (2015), también entre los bilingües de maya y español en la investigación de Sima Lozano, Perales Escudero y Be Ramírez (2014), y en los ámbitos educativos en Mérida en la disertación de Durán Caballero y Sauma Castillo (2003). Mientras tanto, hubo más actitudes negativas hacia la lengua maya incluso su pérdida en algunas comunidades del estado de Quintana Roo a causa de la situación deprimente de la economía (Sánchez Arroba, 2009) y hubo también actitudes desfavorables hacia el maya y el inglés en Chetumal (Sima Lozano y Hernández Méndez, 2015). Actitudes negativas hacia el idioma maya también fueron encontradas en Holcá (Álvarez Murillo, 2008), pero en Cantamayec y Chabihau, actitudes positivas hacia el español fueron demostradas cuando los sujetos hablantes de español recibieron evaluaciones más altas usando la técnica imitativa (Pfeiler, 1993). Finalmente, hubo evidencia de preferencia hacia el aprendizaje del inglés como segunda lengua en la ciudad de Mérida, a pesar de que todavía valoran el maya (Sima Lozano y Perales Escudero, 2015). El inglés está ganando más valorización en la zona metropolitana de Mérida gracias a la modernización (Pfeiler, Sánchez & Villegas, 2014). Independientemente de si hay actitudes positivas o no, hay evidencia que sugiere que el idioma maya yucateca está desapareciendo dentro del ámbito mexicano. Según los datos en la encuesta intercensal 2015 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI, 2015), el porcentaje de hablantes monolingües de origen maya de cinco años o más en México ha disminuido de 6.5 en 2010 a 4.0 en 2015.

 

Estudios previos sobre las actitudes lingüísticas y la identidad

            Los estudios de actitudes lingüísticas pueden ayudar a profundizar la comprensión de los idiomas y también cómo están conectados con la formación de identidad de los interlocutores. De acuerdo con la propuesta de investigación de García León (2012), este mayor conocimiento de las lenguas puede influir en los dominios de la selección de idiomas en sociedades multilingües; en la política y la planificación lingüística, y también en la enseñanza de idiomas. La propuesta de García León para estudiar la identidad y las actitudes de un grupo de trilingües sugiere que las actitudes pueden incluso manipular los procesos de variación y cambio lingüístico. Un ejemplo de esto se puede ver en el estudio de Michnowicz (2006a) de las variables lingüísticas y sociales en el español yucateco (EY). Descubrió que las actitudes de los yucatecos hacia la variación fonética del sonido bilabial [m] al final de las sílabas y palabras dieron como resultado un cambio progresivo que nació del deseo de preservar su identidad regional; aunque la mayoría de los participantes no fueron conscientes de esta producción. En última instancia, Michnowicz determinó que esta variación fonética está asociada con connotaciones positivas de identidad, orgullo y prestigio yucateco local. De hecho, la -m podría estar aumentando en frecuencia porque es un signo de identidad yucateca entre los hablantes nativos del dialecto (Michnowicz, 2006a; Michnowicz, 2006b). Como resultado del crecimiento de la inmigración de otras regiones de México combinada con la separación física, política y lingüística de Yucatán de México, la población de la península de Yucatán se ha inclinado a considerarse tan yucateca como mexicana o incluso más yucateca que mexicana (Michnowicz, 2006a). Aparte de los factores lingüísticos, el aislamiento cultural y geográfico del Yucatán hasta fines del siglo XX, ha fomentado un fuerte sentido de identidad entre los yucatecos (Michnowicz, 2016b; Quirós García & Ramírez Luengo, 2015). El poder de la creación de la identidad mediante la lengua como fuerza de diferenciación, que separa ser yucateco do no yucateco, refleja los poderes separadores de formación de identidad mencionados anteriormente por Kouhpaeenejad y Gholaminejad (2014).

 

Metodología

         La metodología utilizada para esta investigación consiste en un cuestionario (ver apéndice) con preguntas relacionadas a las actitudes lingüísticas hacia el español yucateco (EY) y la identidad yucateca en los ámbitos familiar y nacional (México y Canadá). El cuestionario sociolingüístico del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI, 2008, como se cita en Pfeiler, Sánchez y Villegas, 2014) y el de Michnowicz (2006b) se combinaron y modificaron como parte de una entrevista semidirigida con la investigadora que duró aproximadamente una hora. Después de transcribir y analizar la entrevista, las actitudes presentes fueron divididas entre las tres componentes de las actitudes (cognitivo, afectivo y conductual) en diferentes ámbitos (familiar y nacional).  

 

Descripción del participante

         El participante, Gusanito (G), es un hombre de mediana edad (ahora tiene 46 años) que se identifica como más yucateco que mexicano. A pesar de que no aprendió a escribir, leer ni hablar en el idioma maya indígena, todavía estaba expuesto a él y a sus muchos sonidos desde su nacimiento en Tekax [te'kaʃ] en el estado de Yucatán, México, donde vivió durante cinco años. Luego, él y su familia se mudaron a Chetumal en el estado de Quintana Roo, que es donde estudió la primaria y secundaria; sin embargo, el idioma de instrucción era el español. Después de que terminó sus estudios, trabajó durante cinco años. Después, dejó Chetumal para mudarse a la ciudad de Cancún a la edad de 25 años, donde permaneció durante dos años. Fue después de esta época cuando vivió en Acapulco, Cancún, Panamá, República Dominicana, Belice, y nuevamente en Cancún, Ciudad de México, y finalmente, Calgary. Durante estos años, se casó, formó una familia, y trabajó como gerente de proyectos en la construcción de hoteles y hospitales. Desde que él y su familia emigraron a Canadá en 2016, ha tomado clases de inglés en la Universidad de Calgary y más recientemente fue aceptado en un programa de maestría en la facultad de negocios.         
         Finalmente, para dar una imagen de su idioma de herencia desde su perspectiva, él considera el español como su lengua materna. De hecho, se identifica como monolingüe, a pesar de que ahora puede escuchar, entender, hablar, escribir y leer en inglés. En referencia a la lengua maya, su percepción es que puede entender la lengua hablada sobre la vida cotidiana, aunque esto a menudo resulta ser un reto para él para inferir significados. Curiosamente, porque ha escuchado el idioma maya desde que era un niño, aún puede recordar cosas y, a menudo, se sorprende a sí mismo entendiendo más que pensaba. De acuerdo con Díaz-Campos (2014), el bilingüismo se define como el empleo de dos idiomas sin distinguir el nivel de competencia. Por lo tanto, aunque el participante no se considera a sí mismo como bilingüe, se podría decir que es no solo bilingüe, pero en realidad es trilingüe debido a la adición del maya y porque usa los tres para comunicarse. Tabla 2 explica las lenguas habladas y entendidas por su familia.

Resultados

         En general, los resultados de la entrevista indicaron que G mantiene actitudes predominantemente positivas hacia los tres idiomas. Estas actitudes lingüísticas junto con su identidad se explicarán a continuación. En la tabla 3 se puede ver las tres dimensiones de actitudes (cognitiva, afectiva y conductual) del participante dentro de la esfera familiar, mientras que la tabla 4 muestra las tres componentes dentro del ámbito nacional (México y Canadá). Finalmente, la tabla 5 contiene las respuestas a las preguntas directamente asociadas con las actitudes e identidad del participante, mientras que la tabla 6 revela sus respuestas a preguntas que tratan con respecto a los entornos de trabajo y escolar.

C = componente; Cog = cognitivo; A = afectivo; Con = conductual; M = maya; E = español; I = inglés

C = componente; Cog = cognitivo; A = afectivo; Con = conductual; M = maya; E = español; I = inglés

Discusión

 

El ámbito familiar

        En general, en cuanto a la aceptación de cada idioma por parte de la familia, G indicó que "sí", que los tres idiomas son importantes para su familia. En realidad, su familia inmediata y algunos primos que ya no viven en el pueblo en México son los únicos que hablan inglés, y los únicos que hablan maya son los que aún viven en México. El español es la única lengua hablada por todos los miembros de su familia tanto inmediata como extensa.

        Actitudes hacia el maya en el ámbito familiar. La tabla 3 describe en detalle el "¿por qué?" cada uno de los idiomas es importante según la perspectiva de G dentro del contexto familiar.  Si bien es posible decir que partes de la descripción de G del lenguaje maya relacionado con el entorno familiar caen dentro de los tres componentes de actitud, la mayoría de lo que dijo reflejaba lo cognitivo porque están conectados al conocimiento compartido del lenguaje y la formación de la identidad. Ejemplos de estas actitudes cognitivas que se tratan de identidad se reflejan cuando dijo que “[el maya] esta estrechamente relacionada a la forma de… cómo somos [los mayas]” (Gusanito, comunicación personal, 4 de abril de 2019). Aunque no todas sus respuestas están en la tabla, G describió cómo el lenguaje maya es un reflejo de la forma en que los maya-hablantes piensan y actúan de una manera muy indirecta que evita el conflicto y promueve la armonía entre las personas. G dio dos ejemplos de esto, uno cuando tenía 10 u 11 años y le preguntó a su padre si podía asistir a cursos de informática y su padre le respondió: "Cuando vayas a la universidad si eso te gusta, te anotas". La interpretación de G de este recuerdo es que su padre no estaba preparado para apoyarlo más allá de ese momento de manera directa. Su segundo ejemplo que muestra este comportamiento se refiere a la forma en que se dirigen a pedir cosas. En lugar de decir directamente que quieren algo ("¡regáleme esto!"), encuentran maneras de mostrar interés en el objeto con palabras ("esto es muy bonito"). G ve esto como una forma de manifestar sus deseos y el interlocutor entiende esto y como consecuencia actuará a favor de esta iniciativa, pero también de manera indirecta. G indicó que este es un elemento cultural integrado tanto en el lenguaje como en su comportamiento. Sin embargo, como G describió el idioma maya en este contexto, fue difícil decir si fue una opinión puramente favorable del lenguaje solo por sus palabras, pero cuando explicó cómo nunca escuchó a sus padres discutir como un niño y que el lenguaje promueve esta armonía, y que se trata de “cómo son" los mayeros, parece que en general G tiene actitudes favorables hacia el idioma en este dominio.

        Actitudes hacia el español en el ámbito familiar. Las actitudes de G hacia el español contenían componentes más activos en esta esfera, por lo que contribuye a la transmisión intergeneracional de este idioma enseñándolo a sus hijos. También explica que si no conoces el idioma en México, estás desconectado de todo, así que, aunque esto habla más del contexto nacional, mientras vivían allí, era aún más importante hablar español allí. Además, cuando habla de corregir el español de sus hijos, especialmente de su hija, se refiere a una acción que apoya el español estandarizado.

        Actitudes hacia el inglés en el ámbito familiar. Este idioma se percibe como importante para su familia inmediata especialmente porque ahora viven en Canadá y el idioma que se habla aquí es el inglés. Aunque recibió el menor número de comentarios del participante, quizás la declaración actitudinal más profunda de G hacia el inglés fue que es un idioma universal, al que también pertenecen él y su familia. Por lo tanto, si bien no se hace referencia a ningún vínculo cultural o de identidad, al igual que con el idioma maya, G claramente lo considera muy importante a escala micro y macro global.

 

El ámbito nacional

        La siguiente sección describe las actitudes del participante hacia los idiomas (español, ingles y maya) dentro de los dominios nacionales (México y Canadá) y la tabla 4 contiene algunas de las respuestas relacionadas a este campo de análisis. Como fue el caso en el ámbito familiar, los resultados muestran que las actitudes lingüísticas del participante reflejan una combinación de las dimensiones de actitudes. En general, G expresa con sus actitudes que la importancia que tiene un idioma en ambos países depende de qué idioma es oficial, si la mayoría lo habla, si un trabajo o industria lo requiere y también depende de cómo lo perciben los individuos, los gobiernos y la sociedad en general. Las actitudes conductuales compartidas por G están motivadas por la necesidad de comunicarse o para estar conectados con el espacio nacional, que coincide con los comportamientos que trabajan para preservar y difundir el lenguaje, pero en última instancia se oponen a los deseos de desaparecerlos, al menos en referencia a la lengua maya. De los componentes cognitivos y afectivos enumerados, la lengua maya parece ser la única en la que se mencionaron los lazos culturales profundos, pero según G no exige el mismo esfuerzo para mantenerlo incluso en su propio espacio nacional y, definitivamente no en Canadá, donde es una lengua minoritaria.

         Actitudes hacia los tres idiomas en los contextos canadiense y mexicano. Cuando el participante expresó que vivir en Canadá y en México no es importante hablar maya (una actitud afectiva), implicó que el idioma no es un requisito para ninguno de estos espacios nacionales en su opinión. En contraste, consideró que hablar español es importante para vivir en México, pero no para vivir en Canadá. Y finalmente, indicó que hablar inglés es importante vivir en Canadá y que "depende" en cuanto a su utilidad para vivir en México. Esto parece sugerir que, de los tres idiomas, el inglés puede tener el mayor poder porque tiene más utilidad en ambos contextos desde su perspectiva, seguido del español por su valor en México, mientras que el idioma maya ocupa el último lugar en esta escala nacional. Además de las respuestas positivas de G al lenguaje maya que son cognitivas, afectivas y conductuales, las actitudes negativas recogidas dentro del lente nacional cayeron en las categorías afectivas y conductuales. Las conductuales hacia el maya tuvieron algo que ver con las acciones negativas del gobierno y de los mexicanos que no son mayas, mientras que las opiniones positivas en esta misma dimensión reflejaron que según G, es necesario preservarlo y difundirlo. Por otro lado, en el contexto canadiense, G piensa que en general el maya no es importante (una actitud afectiva) y como resultado cree que no es necesario hablarlo (una actitud conductual).

        Por lo tanto, el participante no solo compartió sus propios puntos de vista, sino que expresó su comprensión de cómo otros grupos perciben estos idiomas, por ejemplo, el gobierno mexicano e incluso la comunidad mundial. Cuando explicó por qué Maya no es importante para hablar si vive en México, dijo que el gobierno ha tratado de desaparecer otros idiomas y dialectos que no son el español y quitarles la fuerza a los grupos indígenas. Esto no refleja cómo se siente G con respecto al idioma, porque él cree que es importante hablar a un nivel individuo, sino más bien, cómo piensa sobre las acciones del gobierno hacia dicho idioma (tales acciones reflejan actitudes conductuales). Es una perspectiva interna del poder que tiene el gobierno y cómo lo maneja para destruir el idioma maya, no para apoyarlo. Esto revela cómo, incluso si un hablante tiene actitudes favorables hacia un idioma, hay poderes externos para apoyarlos o arruinarlos, y en opinión de G, parece que esto último es cierto para el maya. En contraste, G parece ver el idioma inglés no solo como increíblemente importante en Canadá porque es el idioma nacional, sino también porque es el idioma universal del mundo (una evaluación afectiva). En algún lugar en el medio de estos dos idiomas parece estar el español, ya que es el idioma que conecta a las personas con el país México, pero también puede separar a la gente si no lo sabe.

        Actitudes en el ámbito laboral dentro de México y Canadá. Si bien no era el foco principal de este trabajo, indicó que en México siempre intenta utilizar “el español normal” con todas las personas que están relacionadas con su trabajo y que trata de ser muy “claro”, “estándar” y “sencillo”. G dice que lo hace cambiando sus palabras, no su acento. Trabajó durante muchos años en la Ciudad de México y nunca adoptó las palabras locales allí como mano (ej., “¡Hola mano!”), lo que significa amigo, pero nunca quiso decirlo porque no le gusta. Esto, junto con su respuesta a la pregunta 42 en tabla 5, representa una actitud más negativa hacia el léxico y el dialecto que no son los suyos. G también explicó que no usa palabras internas de su propia ciudad yucateca en el contexto laboral como colís lo que significa alguien que no tiene pelo, lo cual es un grave insulto. Esto refleja una separación en su mente entre las diferencias dialectales o regionales que él conscientemente elige no incluir en el plano de trabajo, especialmente si pueden interpretarse como ofensivas fuera de su contexto. De acuerdo con esto, sus respuestas a las preguntas 35 y 41 en tabla 6 revelan su creencia de que los estándares de español e inglés son necesarios en el trabajo y deben enseñarse en las escuelas. Con su familia inmediata, él cree que usa el español "estándar", pero también le gusta decir cosas que harán reír a sus hijos, así que incluye palabras que no saben para que pregunten qué significan y de dónde vienen. Más adelante en la entrevista, indicó que siempre habla español "estándar", pero que le gusta agregar más.

        Preferencias dialectales dentro de México. G dijo que no tiene un dialecto favorito del español, pero explicó que, si una persona va a un lugar como Campeche, aparte de que hablan de manera diferente, también actúan de manera diferente y esto también se aplica a otros lugares, como Mérida. Chiapas, etc. G dijo que donde quiera que vayas, encontrarás palabras, frases locales, y que él no tiene preferencia porque "[le] gusta todo". Curiosamente, le gusta conocer las diferencias en las variaciones, pero no practicarlas él mismo, por la precaución de no hacerlo bien, por lo que es muy cuidadoso. G dijo que es muy raro que use una palabra de otro lugar, y mucho menos que la use en otro sitio donde podría significar otra cosa, por lo tanto, dijo que es mejor que se quede callado. G también dijo que, aunque existen diferencias en las variaciones, muchas personas de otras regiones de México entienden las palabras yucatecas. En definitiva, G cree que no hay un mejor habla, simplemente son diferentes. Aunque, su respuesta a la pregunta 42 y el hecho que hacia el final de la entrevista dijo que los tabasqueños “se comen palabras” y esto le molesta, esto parece contradecir lo anterior.

        Actitudes hacia el mantenimiento de los idiomas dentro y afuera de los dos países. La cuarta parte de la entrevista concluyó preguntándole a G cuáles son sus pensamientos en relación con la conservación de los idiomas patrimoniales en México, Canadá y el mundo. G cree que todos deberían ser conservados diciendo:

Yo creo que el desarrollo de una cultura se manifiesta en su lengua y en esa [...] lengua se conjuga toda esa riqueza cultural [...]. Que evolucionar una lengua por miles de años lo

hace nada más por su historia, ¿no? es importante, muy importante. Y por eso es

importante conservarlas. (Gusanito, comunicación personal, 4 de abril de 2019)

G también agregó:

Una lengua no se hace de un momento u otro. Son de miles y miles de años de desarrollo

[...] hasta lo que tenemos, pues por supuesto vale la pena conservarlas. Es un legado para

toda la humanidad. (Gusanito, comunicación personal, 4 de abril de 2019)

        Por último, las actitudes predominantemente conductuales que surgieron de esta parte de la entrevista incluyeron que deberían conservarse, documentarse y enseñarse.

        Actitudes hacia cuya responsabilidad es conservar las lenguas. G cree que corresponde a los individuos y los gobiernos conservarlas:

Más allá de los gobiernos, de cada quien, de cada quien es, porque al final, está en las personas, ¿no? conservarlo. Somos portadores y debe ser por cada uno de nosotros.

(Gusanito, comunicación personal, 4 de abril de 2019)

        Actitudes hacia los desafíos que enfrentan las lenguas. El participante cree que el mayor desafío que enfrenta el idioma maya es contra la globalización porque es una fuerza que causa que las lenguas y las culturas sufran. En cuanto al español, no lo considera en riesgo debido a la gran cantidad de hispanohablantes. Sin embargo, expresó el deseo de que se creara una enciclopedia mundial de español, en la que se registren todas las variaciones y palabras regionales y lo que significan. De los tres idiomas, G indicó que el inglés no enfrenta ningún riesgo, pero sí indicó que es difícil llegar a una estandarización de un idioma como el inglés cuando hay tantas influencias externas que continúan modificando no solo el idioma, sino la cultura, pero tener un inglés canadiense estandarizado es importante.

 

Conexiones entre actitudes y identidad

        En primer lugar, las dos esferas (familiar en tabla 3 y nacional en tabla 4) contienen ejemplos de actitudes lingüísticas con componentes asociados con la identidad del participante como persona maya y el papel que juega la lengua maya en su formación. Por ejemplo, algunas de las respuestas en tabla 4 indican que G tiene una actitud cognitiva que ve el maya como “madre de toda la cultura” y que la comunicación en maya es una “forma de ser”.  Tales actitudes lingüísticas respaldaron su fuerte asociación con la identidad yucateca y su orgullo por su propio dialecto el español yucateco (EY).

        Las respuestas de G a la tercera parte del cuestionario reflejan sus actitudes lingüísticas y su identidad regional, junto con su orgullo lingüístico (ver las tablas 5 y 6 en los resultados). Como lo demuestra las respuestas de G en la tabla 5, mantiene actitudes positivas hacia su dialecto el EY y el idioma maya, que ayudó a formar su propio dialecto. G alberga el orgullo yucateco tanto en los dominios culturales como lingüísticos. Durante la entrevista G dijo: “bueno, mi español es yucateco” y indica que lo usa con todos los que habla: su familia, sus amigos, sus padres, sus hermanos y nunca cambia su acento dependiendo con quien está hablando. Según él, usa palabras y expresiones yucatecas cuando escribe a personas que podría entenderlas porque son palabras muy locales. Explicó que, si los usara con alguien que no entendiera, esto podría llevar a interpretaciones erróneas.

        Al describir el acento del EY, G dijo que es como si hubiera un golpe en cada palabra y que los yucatecos hablen lentamente y sean más guturales. G explicó, esto es porque Maya, el idioma que ha influido en el español en esta región, es muy "pum pum pum", por lo que el EY también lo es. Además, dijo que, aparte del lenguaje, el comportamiento a veces revela si alguien es de Yucatán, pero, por lo demás, todos los yucatecos hablan con un fuerte acento EY. Todos los que viven y son de allí están inmersos en este acento y no están necesariamente conscientes de que lo producen. Aquellos que tienen contacto con personas externas tienen un acento más estándar, pero las personas a menudo tienen que modular su discurso de acuerdo con las actitudes de otros lugares. Independientemente de la exposición de G a otras partes de México, América Latina y ahora Canadá, se siente más yucateco que mexicano porque su familia tiene un arraigo muy fuerte y le han inculcado esta forma de ser. A pesar de que G ha vivido fuera de Yucatán durante muchos años, todavía se siente más de allí que de cualquier otro lugar.

        En general, el análisis de todas sus actitudes después de la compartimentación entre las dimensiones muestra que G reconoce que cada idioma pertenece a su propio reino, pero no son iguales en su uso o impacto en el mundo global. Sin embargo, eso no disminuye su valor inherente. Según sus puntos de vista, si bien el inglés es un idioma internacional, el maya sigue siendo un lenguaje cultural profundamente arraigado que considera importante y que vale la pena conservar. Sin embargo, entiende que el maya no se considera tan relevante o impactante por la influencia de la globalización. En lo que se refiere al idioma español, reconoce su completa necesidad en México, ya que es el idioma dominante al que todas las regiones y dialectos pueden referirse en espacios compartidos, y que, aunque no tenga el mismo alcance global que el inglés, sin duda tiene valor cultural y patrimonial para él. Finalmente, sus elecciones lingüísticas parecen haber sido influenciadas por su familia, historia, contexto nacional, situaciones laborales y, por supuesto, sus propias preferencias informadas por sus actitudes.

Conclusiones

        Al comprender las actitudes de un individuo, podemos comenzar a ver de primera mano cómo se conectan a la formación de identidades compartidas y al patrimonio cultural. También revelan, desde un punto de vista interno, qué poderes externos potenciales pueden estar en juego trabajando a favor o en contra de la supervivencia de un lenguaje. En particular, el estudio de las actitudes de los hablantes multilingües que han vivido en varios paisajes multilingües arroja luz sobre el valor que se asigna a cada idioma y cómo esto puede cambiar de acuerdo con el contexto.

Limitaciones

         Una limitación del estudio es el uso de un método de investigación directa se presta a resultados sesgados, por lo que los métodos indirectos son una forma alternativa de recopilar dichos datos. Los resultados de este estudio no se pueden generalizar a una población más grande, ya que reflejan las opiniones de un solo participante. Por lo tanto, los estudios en el futuro que examinen las actitudes de los hablantes multilingües en Canadá podrían recopilar datos de un grupo más grande.

Futuras direcciones

          Con una población tan grande de personas que hablan muchos idiomas distintos en Canadá, y debido a los estudios limitados sobre lenguas minoritarias y dialectos como el maya o el español yucateco dentro de este país, está claro que se requieren más investigaciones que exploren el poder lingüístico, el prestigio y el futuro de estas lenguas a nivel individual y social. Estudiar las actitudes lingüísticas funciona como parte de un paso importante hacia la identificación del contexto de una lengua y también es una manera de entender la salud de una lengua dentro de su propio alcance. Por último, el conocimiento obtenido de tales investigaciones actitudinales puede contribuir a proyectos de revitalización o planificación lingüística tanto aquí en Canadá como en el extranjero.

Resumen

           Este trabajo demostró que las tres dimensiones de las actitudes del participante variaron según el idioma y el contexto y fueron en general positivas hacia sus tres idiomas; sin embargo, según el país y la utilidad de los idiomas en cada país las actitudes cambiaron. Además, el participante compartió sus actitudes hacia las fuerzas externas que ejercen presión sobre los idiomas, su identidad cultural yucateca, ya que se relaciona con su idioma de herencia y sus creencias sobre la conservación y el futuro de cada lengua. Estos resultados señalan cómo los investigadores pueden establecer una comprensión más profunda de por qué es importante preservar las lenguas indígenas moribundas de acuerdo con quienes las hablan, al mismo tiempo que contribuyen a un mayor reconocimiento de que muchas de estas lenguas indígenas continúan informar otros idiomas impuestos.

Referencias

Álvarez Murillo, E. (2008). Estudio de actitudes lingüísticas maya-español a través del análisis del discurso en Holcá, Yucatán (Disertación doctoral, Tesis de maestría). UNAM–FFyL, México.

Dailey-O'Cain, J., & Liebscher, G. (2011). Germans from Different Places: Constructing a German Space in Urban Canada. Journal of Germanic Linguistics,23(4), 315-345.

Diaz-Campos, M. (2014). Introducción a la sociolingüística hispanica. Chichester, West Sussex, UK: John Wiley & Sons, Inc.   

Duran Caballero, J. E. & Sauma Castillo, J. E. (2003). Actitudes hacia la enseñanza de la lengua maya en el municipio de Mérida, Yucatán: Un estudio desde la perspectiva de la Sociología del lenguaje (Disertación doctoral, tesis de licenciatura en Antropología). Universidad Autónoma de Yucatán, Mérida.

Edwards, J. (2009). Language and identity: An introduction (Key topics in sociolinguistics). Recuperado de https://epdf.tips/language-and-identity-an-introduction-key-topics-in-sociolinguistics.html

Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). (2015). INEGI Encuesta Intercensal 2015: Tasa de monolingüismo de la población de 5 años y más hablante de Maya (Porcentaje). Recuperado de https://www.inegi.org.mx/app/indicadores/?ind=6200240331#divFV6200240316#D6200240331

Kouhpaeenejad, M. H., & Gholaminejad, R. (2014). Identity and language learning from post-structuralist perspective. Journal of Language Teaching and Research, 5(1), 199-204.

Michnowicz, J. C. (2006b). Linguistic and social variables in yucatan spanish (Order No. 3231864). Available from ProQuest Dissertations & Theses Global. (305259572). Retrieved from http://ezproxy.lib.ucalgary.ca/login?url=https://search-proquest-com.ezproxy.lib.ucalgary.ca/docview/305259572?accountid=9838

Norton, B. (2000). Identity and language learning: Gender, ethnicity and educational change.
Harlow, England: Pearson Education Limited.

Pfeiler, B. (1993). La lealtad lingüística del indígena Maya Yucateco. Validación de la prueba "matched-guise". Estudios de lingüística aplicada, (17).

Pfeiler, B., Sánzhez, J. I., y Villegas, J. E. (2014). La vitalidad lingüística del maya en cuatro localidades de la zona metropolitana de Mérida, Yucatán: Cholul, Kanasín, Umán y San José Tzal. Recuperado de https://www.researchgate.net/profile/Barbara_Pfeiler/publication/308204656_La_vitalidad_linguistica_del_maya_en_cuatro_localidades_de_la_zona_metropolitana_de_Merida_Yucatan_Cholul_Kanasin_Uman_y_San_Jose_Tzal/links/57ddf58008ae5292a37cb761/La-vitalidad-lingueistica-del-maya-en-cuatro-localidades-de-la-zona-metropolitana-de-Merida-Yucatan-Cholul-Kanasin-Uman-y-San-Jose-Tzal.pdf

Sánchez Arroba, M. E. (2009). Migración y pérdida de la lengua maya en Quintana Roo. Migración y políticas públicas, 397-citation_lastpage. Recuperado de file:///Users/KaylaK/Downloads/Migracion_y_perdida_de_la_lengua_maya_en.pdf

Sima Lozano, E. G., Be Ramírez, P. A. (2017). Actitudes lingüísticas hacia la maya por yucatecos bilingües de la Región 90 de Cancún. Culturales,1(1), 217-253. Recuperado de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=69450593007

Sima Lozano, E. G. y Hernández Méndez, E. (2015). Una aplicación del matched-guise para el estudio de actitudes en lenguas en contacto de la península de Yucatán: Maya, español e inglés en contextos urbanos. Estudios De Cultura Maya,47(0), 151-180. https://doi.org/10.19130/iifl.ecm.2016.47.746https://doi.org/10.19130/iifl.ecm.2016.47.746https://doi.org/10.19130/iifl.ecm.2016.47.746

Sima Lozano, E., & Perales Escudero, M., & Be Ramírez, P. (2014). Actitudes yucatecas bilingües de maya y español hacia la lengua y sus hablantes en Mérida, Yucatán. Estudios de Cultura Maya, XLIII, 157-179. Recuperado de http://www.scielo.org.mx/pdf/ecm/v43/v43a6.pdf

Sima Lozano y Perales Escudero. (2015). Actitudes lingüísticas hacia la maya y la elección del aprendizaje de un idioma en un sector de población joven de la ciudad de Mérida.  Península, 10(1), 121-144. Recuperado de https://www.researchgate.net/publication/277727954_ACTITUDES_LINGUISTICAS_HACIA_LA_MAYA_Y_LA_ELECCION_DEL_APRENDIZAJE_DE_UN_IDIOMA_EN_UN_SECTOR_DE_POBLACION_JOVEN_DE_LA_CIUDAD_DE_MERIDA

Statistics Canada. 2017. Immigrant population by selected places of birth, admission category and period of immigration, Canada, provinces and territories, census metropolitan areas and areas outside of census metropolitan areas. 2016 Census. Released October 27, 2017. https://www12.statcan.gc.ca/census-recensement/2016/dp-pd/dv-vd/imm/index-eng.cfm

Apéndice

El cuestionario sociolingüístico

Lugar de la entrevista: ________________

Fecha: ________________

Encuesta lingüística No. de sujeto: _______________________

Parte I. Información personal

Sexo: M ______ F ______

Último año de educación formal: ________

Profesión: _________

Edad: 18-29 _______ 30-49 ______ 50 + _____

Lugar de nacimiento:

Años en Tekax: ______

Años en Cancún: ______

Años en Calgary: ______

Otros lugares que usted ha vivido y por cuánto tiempo: ________________________________________________

Pasatiempos, diversiones, etc: ____________________________________________________________________

 

Parte II. Actitudes lingüísticas hacia las lenguas maya, español e inglés

1. ¿Cuál fue la primera lengua que aprendió? maya: __ español: __ ambas: __ inglés: __ todas: __

2. ¿Dónde aprendió la segunda lengua? ________________________________

3. ¿Dónde aprendió la tercera lengua? ________________________________

4. ¿En su familia quién habla o entiende la maya?

5. ¿Considera que para su familia es importante hablar maya?

Sí ____ No ____

¿Por qué? _______________________________________________________

6. ¿Para vivir aquí es importante hablar maya? Sí ___ No ___

¿Por qué? _______________________________________________________

7. ¿Para vivir en México es importante hablar maya? Sí ___ No ___

¿Por qué? _______________________________________________________

8. ¿En su familia quién habla o entiende el español?
9. ¿Considera que para su familia es importante hablar español?
Sí ____ No ____
¿Por qué? _______________________________________________________
10. ¿Para vivir aquí es importante hablar español? Sí ___ No ___
¿Por qué? _______________________________________________________
11. ¿Para vivir en México es importante hablar español? Sí ___ No ___
¿Por qué? _______________________________________________________
12. ¿En su familia quién habla o entiende el inglés?
13. ¿Considera que para su familia es importante hablar inglés?
Sí ____ No ____
¿Por qué? _______________________________________________________
14. ¿Para vivir aquí es importante hablar inglés? Sí ___ No ___
¿Por qué? _______________________________________________________
15. ¿Para vivir en México es importante hablar inglés? Sí ___ No ___
¿Por qué? _______________________________________________________


Parte III. Escoja la imagen que mejor refleja su opinión.
16. Se habla bien el español en Yucatán
.

17. Se habla bien la maya en Yucatán.

18. Se habla bien el inglés en Yucatán.

19. Me gusta el dialecto del español en Yucatán.

20. Me gusta el acento del español yucateco.

21. Uso palabras o frases en maya cuando hablo español.

22. Uso palabras o frases en español cuando hablo inglés.

23. Uso palabras o frases en inglés cuando hablo español.

24. Uso palabras o frases en español cuando hablo maya.

25. Uso palabras o frases en inglés cuando hablo maya.

26. Uso palabras o frases en maya cuando hablo inglés.

27. Creo que el maya enriquece el español hablado en el Yucatán.

28. Creo que el español enriquece el maya hablado en el Yucatán.

29. Creo que el español enriquece el inglés hablado en el Yucatán.

30. Creo que el maya enriquece el inglés hablado en el Yucatán.

31. Creo que el inglés enriquece el español hablado en el Yucatán.

32. Creo que el inglés enriquece el maya hablado en el Yucatán.

33. A veces la gente se burla del español hablado en el Yucatán.

34. Para tener éxito en el trabajo en la península es importante hablar un español “nacional” o

“Estándar.”

35. Para tener éxito en el trabajo en la península es importante hablar maya.

36. Para tener éxito en el trabajo en México es importante hablar inglés.

37. Para tener éxito en el trabajo en Calgary es importante hablar cuáles idiomas?

a. español b. inglés c. Maya

38. Los políticos en los estados del Yucatán y Quintana Roo suelen hablar con un dialecto yucateco.

39. Los políticos en los estados del Yucatán y Quintana Roo suelen hablar la lengua maya.

40. Si los políticos suelen hablan la lengua maya en partes, en su opinión, ¿dónde se encuentra?

41. Se debe enseñar un dialecto “estándar” en las escuelas (en México o en Canadá).

42. Prefiero el español hablado en otras partes de México al dialecto yucateco.

43. Los hispanohablantes deben expresarse sólo en español sin añadir palabras/frases mayas.

44. Hay personas en los estados del Yucatán y Quintana Roo que no hablan bien el español.

45. Hay mucha gente que es bilingüe en el Yucatán y Quintana Roo: habla español y maya.

46. Hay mucha gente que es trilingüe en el Yucatán y Quintana Roo: habla español, maya e inglés (u otros idiomas)

47. La gente en Yucatán a veces se burla de otros dialectos del español.

Parte IV. Actitudes hacia el español estándar y el dialecto yucateco

48. Si Ud. habla con un acento/dialecto yucateco, ¿con qué frecuencia lo usa? ¿Con quién(es) lo usa? ¿Cambia Ud. su acento dependiendo con quien está hablando?

49. Cuando Ud. escribe (cartas, informes, etc), ¿con qué frecuencia usa palabras y/o expresiones yucatecas?

50. En el trabajo, ¿con qué frecuencia intenta Ud. usar un dialecto/pronunciación “estándar”?

51. Con los familiares, ¿con qué frecuencia usa Ud. un dialecto/pronunciación “estándar”?

52. ¿Cómo responde Ud. a una persona que habla con un fuerte acento yucateco?

53. ¿Cómo responde Ud. a una persona que habla con un acento “estándar”?

54. ¿Dónde se habla mejor el español? ¿Por qué?

55. Basándose sólo en el habla, ¿podría Ud. identificar a otra persona del Yucatán fuera del estado?

56. ¿Qué características tendría su habla que le permite identificarlo como yucateco?

57. ¿Puede Ud. identificar a una persona de habla maya por su manera de hablar español? ¿Cómo?

58. ¿Quiénes hablan con un fuerte acento yucateco?

59. ¿Quiénes usan un acento más estándar?

60. ¿Siente Ud. más mexicano/a o más yucateco/a? ¿Por qué?

61. Cuando la gente de otras partes quiere imitar a un yucateco, ¿cómo habla?

62. ¿Cómo es el habla estereotípica de Yucatán?

63. ¿Cree Ud. que las lenguas patrimoniales deberían conservarse en México? ¿En Canadá? ¿Cuáles?

64. ¿De quién es la responsabilidad de preservar los idiomas?

65. ¿Qué desafíos cree Ud. que hay en el mantenimiento y la transmisión de idiomas como el maya? ¿el español? ¿el inglés?